fbpx

Esta estrategia ya fue aplicada con éxito hace unos años en Suecia y en Holanda, y los resultados son realmente buenos.

 

La mayor parte de la información que recibimos los conductores nos llega a través de las marcas viales. Ya sean líneas, números, pictogramas o letras, estas señales nos indican las acciones que debemos realizar o evitar al conducir, creando así un lenguaje universal con el que los conductores pueden circular con seguridad sin interponerse en la dirección del resto de usuarios de la vía.

A pesar de las indicaciones, y de los sistemas de vigilancia y control que Tráfico implementa para regular la circulación, las carreteras secundarias siguen encabezando el ranking de las vías que acumulan más número de fallecidos. Según el Race, en 2018, 994 personas perdieron la vida en accidentes ocurridos en este tipo de vías, siendo la salida de vía el accidente que más víctimas provoca (38%), seguido del choque frontal (27%) y fronto-lateral (16%). El 52% de los fallecidos en estas vías viajaban en un turismo, el 19% en motocicleta, el 8% eran peatones, el 6% iban en furgonetas y el 4% circulaban en bicicleta.

 

Para hacer frente a esta realidad, la Dirección General de Tráfico(DGT) ha puesto en marcha una nueva estrategia, aplicada ya con éxito en Suecia y Holanda, que consiste en pintar líneas verdes en este tipo de carreteras para reducir la velocidad. Esta experiencia piloto lleva funcionando desde 2016, tras un acuerdo firmado entre la DGT y la Junta de Castilla y León, en dos vías de Palencia, la CL-613 (Palencia-Sahagún) y la CL-615 (Palencia-Guardo), obteniendo muy buenos resultados.

El dato

El objetivo es que los usuarios lleguen a asociar estas líneas a tramos de carreteras de velocidad controlada con la intención de que en un futuro ya “no sea necesaria la instalación de sistemas de control de velocidad

Pero, ¿qué significan estas líneas verdes? Tras la experiencia realizada en Suecia y Holanda, se demostró que estas marcasayudaban a calmar y a ralentizar el tráfico. Estas líneas se pintan en la parte interior de la vía, en paralelo con las líneas continuas blancas que delimitan el arcén. El color y su disposición generan en los conductores una sensación de estrechamiento del carril, algo que les hace moderar la velocidad.

 

Para concienciar a los usuarios, estas líneas van acompañadas de señales verticales informativas que van recordando a los conductores de que se encuentran en vías de velocidad controlada. El objetivo final es que los conductores lleguen a asociar estas líneas a tramos de carreteras en los que se vigila la velocidad con la intención de que en un futuro ya “no sea necesaria la instalación de sistemas de control de velocidad, y se obtenga una carretera autoexplicativa”, explica la DGT.

De momento los resultados obtenidos han sido muy positivos por lo que no sería de extrañar que en un futuro se implementen enotras comunidades. Eso sí, si se da el caso, no te alarmes y simplemente modera tu velocidad.

Este no es el único sistema que la DGT ha incorporado recientemente para reducir la siniestralidad. Los radares en cascada han sido uno de los últimos métodos de control de velocidad estrenados. Este sistema consiste en un cinemómetro móvil que se coloca unos metros más allá del radar fijo y sirve para pillar a los conductores que sobrepasen el límite de velocidad permitido. El objetivo final de los Radares en Cascada es el de reducir el número de siniestros en las carreteras, ya que la velocidad sigue siendo uno de los principales factores de riesgo en nuestras vías.

 

 

Av. Jaume I, 10, 46650 Canals, València
Teléfono: 962 24 14 74